Técnica Alexander para músicos

¿Qué es esto?
Artículo
Subido porSubido por
Compártelo

Reseña del libro "Técnica Alexander para músicos" La zona de Confort: Salud y Equilibrio en la Música

Autor: Rafael García

Editorial ROBINBOOK. Colección Ma non troppo.

 

técnica alexander músicos
"Recomiendo sin paliativos la práctica de la técnica Alexander a todos los músicos. Se ha demostrado que es un buen catalizador para desarrollar la coordinación cuerpo-mente, cosa esencial para la buena interpretación de cualquier instrumento" - Gough Mathiews, director del Royal Collage of Music.

 

"Técnica Alexander para músicos" representa una invitación a plantear la interpretación musical de una forma sana y positiva. El libro consiste en una guía concisa y práctica que contribuye a comprender la importancia de cuidar el cuerpo en una actividad en la que la intensa vivencia artística puede verse en ocasiones desdibujada por molestias o lesiones.

Más allá de obtener buenos resultados artísticos, el autor enfatiza la necesidad de integrar cuerpo y mente mejorando globalmente la aproximación al estudio o a las actuaciones. Disfrutar de la música es una experiencia única: la expresión de las emociones, la producción del sonido y de las ideas musicales, la comunicación con los demás, el mero contacto con la música. También la sensación de libertad corporal se encuentra entre los diversos factores que nos llevan a gozar de la música y a hacer de ella una vivencia más plena.

La violinista Anne Sophie Mutter aparece en el primer capítulo del libro como ejemplo de intérprete que aglutina un interesante equilibrio entre mente, cuerpo y emociones. Su aproximación a la música incluye una enérgica y apasionada entrega artística que va de la mano de movimientos naturales y bien coordinados. La música es transmitida con intensidad y una tensión muscular bien canalizada. El resultado es una experiencia gratificante tanto para el oyente como para la intérprete.

tecnica alexander violinista

Cambiar los hábitos gracias a la técnica Alexander

La técnica Alexander tiene mucho que ver con el cambio de hábitos. Pasar de la incomodidad al bienestar durante el estudio, los ensayos o las actuaciones implica el abandono de mecanismos posturales erróneos y la apertura a nuevas formas de plantear la actividad musical.

cambio de hábitos técnica alexander

Esta idea queda reflejada en una de las páginas iniciales del libro, basada en una  anécdota que tuvo lugar en uno de los pasillos del Conservatorio Superior de Música de Aragón. El autor se dirigía en cierta ocasión a la biblioteca del centro y pudo observar como una brillante alumna practicaba con ahínco un pasaje difícil y agudo en su contrabajo. La cabeza se acercaba al máximo a las manos, y los hombros quedaban elevados con una enorme tensión. Minutos más tarde, en el viaje de vuelta de la biblioteca, la contrabajista continuaba con el mismo pasaje y con la misma actitud corporal. Desesperada, paró de tocar y dijo en voz alta: ¡No puedo más, tengo los brazos y la espalda destrozados, y no sé por qué puede ser! 

tecnica alexander musico

Esta escena, que suele ser tan habitual en las cabinas de estudio de los conservatorios refleja en gran medida lo que F. M. Alexander (1869-1955) denominaba el mal Uso de uno mismo. Es decir, una inadecuada manera de poner en marcha nuestra unidad cuerpo-mente. Sin ser conscientes de ello, activamos mecanismos posturales erróneos responsables de una gran parte de nuestra incomodidad en la música, y de limitaciones en nuestro potencial tanto técnico como musical. Esos mecanismos se han convertido en compañeros inseparables, en hábitos que aparecen una y otra vez asociados a la actividad musical.

A través de desarrollar la observación, la consciencia y en definitiva mediante el conocimiento de uno mismo, es posible identificar aquello que estamos haciendo indebidamente y que representa una interferencia en nuestro disfrute musical. Muchas de estas interferencias se ven reflejadas en:

 

  • Cómo estamos sentados o de pie.
  • Cómo nos colocamos el instrumento musical.
  • La naturaleza de los movimientos que realizamos.
  • Nuestra manera de reaccionar ante las dificultades
  • La forma de experimentar las emociones al hacer música.

El paso inicial para el cambio de hábitos posturales tiene mucho que ver por tanto con desarrollar nuestra capacidad de observar. El capítulo 3 trata precisamente de ello y nos emplaza a investigar nuestra manera de utilizar nuestro cuerpo tanto en la vida cotidiana como en la música. A través de ejemplos e interesantes reflexiones llegamos a comprender la relevancia de mirar con atención y hacernos preguntas sobre la eficacia de nuestro funcionamiento. En el recorrido hacia un mayor confort musical necesitamos conocernos mejor a nosotros mismos.

Cantidad y calidad del estudio

Un joven con un estuche de violín camina por las calles de Nueva York.

- Por favor ¿podría decirme cómo se llega al Carnegie Hall?
- Sí, claro. ¡Estudiando, estudiando, estudiando!

Con esta conocida anécdota se ilustra al comienzo del capítulo 2 lo que para muchas personas es evidente: la práctica intensa y continuada conduce al éxito. En la medida en la que los estudiantes de música avanzan en su nivel académico, el incremento en las horas de estudio dedicadas al instrumento resulta evidente, como queda reflejado en una investigación de tesis de doctoral del autor.

 

media horas estudio

Medias del número de horas por semana dedicado al estudio del instrumento musical en el contexto de diversos conservatorios de grado profesional y superior españoles. 
García, Rafael. (2010). “Evaluación de las estrategias metacognitivas en el aprendizaje de contenidos musicales y su relación con el rendimiento académico musical”. Tesis doctoral. Universidad de Valencia Ediciones. 

 

Si bien es cierto que la cantidad de estudio representa un destacado factor en relación con el rendimiento musical, la calidad de la práctica supone un ingrediente que no podemos olvidar. 25 horas o más de estudio semanal en posiciones forzadas y un exceso de tensión conducen inexorablemente al agotamiento físico y a incrementar la probabilidad de padecer lesiones.

Como podemos leer en "Técnica Alexander para músicos", resulta conveniente revisar la utilización corporal y mental que llevamos a cabo durante el estudio. Además de ello, un planteamiento musical inteligente incluye momentos de descanso en los que tomar aire y renovar las energías. Introducir pausas restauradoras en nuestra rutina de trabajo y resetear nuestra manera forzada de actuar contribuye a funcionar a pleno rendimiento musical. La técnica Alexander aporta la llamada práctica de la posición semi-supina para tal fin. En este segundo capítulo se ofrece una guía completa para su óptima realización.

 

posicion semisupina técnica alexander

Contenidos de "Técnica Alexander para músicos"

Además de los anteriormente citados, algunos de los temas que aparecen en el libro son:

 

  • Cómo hacer música respetando el movimiento natural del cuerpo.
  • Condicionantes que impiden una postura sana y dinámica.
  • Beneficios de hacer música en la "zona de confort".
  • Trabajar desde el pensamiento.
  • La postura en los diferentes instrumentos.
  • Crear las óptimas condiciones psicológicas y corporales para el estudio

El índice es el siguiente:

Introducción

Primera parte

1. La "zona de confort"
2. Un descanso inteligente. La práctica de la posición semi-supina
3. Sensaciones corporales. Sensaciones musicales
4. Dos herramientas para el cambio de hábitos

Segunda parte

5. La postura sana y dinámica
6. La postura en el piano y la guitarra
7. La postura en los instrumentos de cuerda
8. La postura en los instrumentos de viento madera y viento metal


Rafael García Martínez es uno de los profesores pioneros de técnica Alexander en España. Es licenciado y doctor cum laude en psicología por la Universidad de Valencia. Desde 2001 es profesor de técnica Alexander en el Conservatorio Superior de Música de Aragón e imparte clases a los músicos de la Orquesta de Valencia en el de la Música de Valencia. Estudió con el profesor Walter Tschaikowsky en la Escuela de Técnica Alexander de Friburgo (Alemania) y posteriormente con Aranka Fortwangler, finalizando su formación en 1993. Fue miembro de la Orquesta Mundial de Juventudes Musicales (Canadá, Japón y Corea) y profesor de violín en el Conservatorio de Música de Valencia. Es autor también del libro ‘Optimiza tu actividad musical’ editado por Impromptu, así como numerosos artículos sobre la técnica Alexander.

 

Volver OK
¿Borrar el registro seleccionado?