Aspectos históricos laborales en la vida de Beethoven

¿Qué es esto?
Divulgación
Subido porSubido por
Compártelo

Ludwig van Beethoven fue un compositor alemán nacido en 1770 en Bonn y fallecido en 1827 en Viena. Es el compositor que más atención unánime ha suscitado, y suscita, entre todos aquellos que se interesan por la música. Su papel en la música occidental se ha forjado, a lo largo de los últimos siglos, gracias a la publicación de innumerables escritos de carácter crítico o académico y a la constante interpretación de su obra, que es repertorio obligado para cualquier músico. 

 

Hay dos cuestiones fundamentales que se asocian habitualmente a la figura de Beethoven. La primera es su condición de ‘primer músico libre’ de la historia de la música. La segunda es la insistencia, que se ha producido en la mayor parte de la bibliografía, en aquellos aspectos originales de su música que contribuyen a caracterizarlo como el mayor genio de la historia de la música. Como se verá, Beethoven se integró en una compleja red de mecenas y divulgadores de su música (editores e intérpretes) que hicieron de él uno de los autores más respetados de su época. No obstante, esa red de relaciones - así como algunas de las estrategias del compositor para su promoción profesional - mantuvo muchas de las características provenientes de prácticas musicales del Antiguo Régimen. En lo que concierne al ‘genio beethoveniano’, la preocupación por destacar rasgos originales de su personalidad creativa, ha hecho, en muchos casos, que se obvien los lazos que unieron al compositor con algunos de sus antecesores (Mozart y Haydn) y de sus contemporáneos (por ejemplo, Clementi).

 

Estrategias profesionales desarrolladas por Beethoven

 

La primera influencia importante en la formación de Beethoven fue la de Christian Gottlob Neefe, su profesor en Bonn desde 1779. Además de haber estudiado con él piano, bajo cifrado y composición, Beethoven entró en contacto, a través de su maestro, con los círculos sociales más influyentes de la ciudad. Ambos entraron al servicio del elector Maximilano Francisco, quien costeó dos viajes de Beethoven a Viena para estudiar con Mozart y con Haydn, y se relacionaron con la influyente familia Von Breuning. Hasta su partida de Bonn en 1792, Beethoven tuvo también el apoyo del Conde Waldstein.

 

Una vez instalado en Viena, Beethoven continuó sus estudios con Haydn, composición libre, con Johann Georg Albrechtsberger, contrapunto y fuga, y con Antonio Salieri, música vocal y estilo italiano. A pesar de algunas dificultades iniciales, Beethoven consiguió relacionarse con algunas de las familias más importantes de la capital austríaca (algunas de las cuales emparentadas con sus mecenas de Bonn), de entre las cuales surgieron sus principales mecenas. Por un lado, el estatuto prestigioso adquirido por la música instrumental en esta época y, por otro, la búsqueda de la 'excepcionalidad' y la originalidad creativa -cristalizado en el culto del genio-, eran las nuevas características del gusto de la época que hicieron de Beethoven el músico más apreciado entre las clases cultivadas. Se debe entender que el apoyo a un artista de su categoría era un lujo que contribuía al prestigio del mecenas. Al mismo tiempo, el éxito de un músico en el mercado libre también dependía de su habilidad para relacionarse con las clases más poderosas de la ciudad donde vivía, como instrumentista en salones, como profesor o como autor de música para uso privado.

 

El primero de los talentos que distinguió a Beethoven entre sus colegas fue su éxito como pianista en los salones vienenses, anterior a que fuese aclamado como compositor. Eran especialmente apreciadas sus dotes como improvisador y la facilidad con que leía partituras a primera vista. Su última presentación pública fue en 1808, en el estreno de su Concerto para piano y orquesta no 4 en sol mayor op. 58. Beethoven fue también profesor de muchas jóvenes de familias pudientes durante sus primeros años en Viena hasta 1805. A partir de entonces, sólo tuvo como alumnos al archiduque Rodolfo, hijo del emperador, y a Ferdinand Ries.

 

En la época de Beethoven el mercado editorial aumentó considerablemente con relación a épocas pasadas. La preferencia de los editores iba para aquellas obras que en principio serían vendidas fácilmente. Ofrecían un único pago al autor, y, a partir de ese momento, la obra pasaba a ser de su propiedad. No obstante, esa propiedad estaba apenas protegida en el país de origen, y eran bastante habituales las ediciones piratas de obras de éxito en otros países de la Europa continental. Esto se producía porque los costes de transporte para Gran Bretaña eran elevados, y hacía que las ediciones piratas inglesas no salieran del país (haciéndolas menos lucrativas) y que las continentales no llegasen a las islas. Hubo compositores, entre los cuales Haydn y Beethoven, que consiguieron vender la misma obra a dos editores en simultáneo, uno británico y otro continental. Hay constancia documental de las arduas negociaciones de Beethoven con sus editores, que en algunos casos no dan una imagen muy positiva del compositor.

 

(Extracto de apuntes de Hª y Ciencias de la música, autor: Teresa Cascudo)

Volver OK
¿Borrar el registro seleccionado?